Blogia
COORDINADORA ESPAÑOLA

SAHARA ESPAÑOL

Sahara español

Aunque generalmente lo olvidamos, el drama de la nacionalista e independentista saharaui Aminatu Haidar, en huelga de hambre desde hace tres semanas, es una herencia más de la España franquista.
 
El Sahara Occidental, que es como la mitad de España, fue ocupado por pocos militares españoles en 1920.

Su valor estratégico surgió con la Guerra Fría: la URSS y EE.UU. estaban repartiéndose la influencia en los países africanos que iban independizándose.
 
Marruecos lo hizo de los protectorados de Francia y España en 1956. En 1958 Franco, para evitar la descolonización del Sahara y el neoimperialismo marroquí, convirtió aquel desierto en una provincia más e hizo españoles sus 74.000 nativos censados.
 
En 1962 se independizaba Argelia. Se inclinó por la URSS. Marruecos, por EE.UU.
 
Aunque generalmente los saharauis eran amistosos con los españoles, en los últimos años del franquismo nacía el Frente Polisario, que luchaba por la independencia impulsado por Argelia y la URSS, que buscaban una salida al Atlántico por ese territorio.
 
La agonía de Franco en 1975 y la Marcha Verde marroquí hizo que se retiraran los 20.000 españoles de origen destinados allí, en su mayoría militares. Y facilitó su ocupación por Marruecos.
 
Mientras el rey Hassan II desoía la el plan de descolonización de la ONU, los saharauis se dividieron entre los que quedaron bajo ese monarca feudal y los que huyeron a la Argelia socialista, aunque desovietizada tras el hundimiento de la URSS.
 
Ahora, el debate estratégico ya no es el del antagonismo EE.UU-URSS, o el de Marruecos-Argelia.
 
El caso Haidar hay que verlo en un contexto: el desafío en Marruecos, Argelia, el Sahara y Mauritania –realmente, toda el África islámica-- del salafismo de al-Qaeda, similar al almorávide de los siglos XI y XII, que partiendo desde Mauritania y el Sahara arrasó al-Andalus.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres